El Paso

Una mirada a los campamentos de afganos y niños migrantes en Fort Bliss

Militares de For Bliss interactúan con niños afganos en el Complejo Doña Ana de Fort Bliss el 11 de septiembre. Fotografía: Christina Westover, sargenta del Ejército de EE.UU.

Bajo tiendas de campaña blancas instaladas en áreas separadas, el gobierno de Estados Unidos concentra a 11 mil 685 ciudadanos extranjeros en el complejo militar en Doña Ana, Nuevo México; mil 685 son niños, niñas y adolescentes que cruzaron la frontera no acompañados

René Kladzyk / El Paso Matter

El Paso, Texas- Vistos desde arriba, los dos sitios que albergan a ciudadanos extranjeros en Fort Bliss se ven similares. Ambos son un laberinto de tiendas de campaña blancas colocadas en un terreno desértico polvoriento, con pequeños grupos de personas que se mueven en los espacios.

Esa fue la vista desde un helicóptero militar Blackhawk que trasladó a un grupo de periodistas al Complejo de Cordillera Doña Ana la semana pasada, donde casi 10 mil afganos están alojados temporalmente a 35 millas (56 kilómetros) al norte de El Paso. En el camino, el helicóptero pasó sobre el área separada donde se encuentran detenidos los niños migrantes no acompañados en Fort Bliss, justo al norte del Cuartel General de la Primera División Blindada.

Pero si bien los miembros de los medios de comunicación pudieron explorar el sitio que alberga a ciudadanos afganos, durante un recorrido completo de cuatro horas y una conferencia de prensa con funcionarios del Departamento de Estado, el Departamento de Seguridad Nacional y el Ejército, no se puede decir lo mismo del campamento con tiendas de campaña para niños migrantes detenidos que es operado por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) .

“ORR (Oficina de Reasentamiento de Refugiados) no está organizando recorridos específicos para los medios a las instalaciones para niños no acompañados (UC) en este momento”, dijo un portavoz del HHS en un correo electrónico a El Paso Matters el 13 de septiembre. Fue la tercera solicitud que El Paso Matters hizo para visitar esas instalaciones.

Los periodistas sobrevolaron el campamento para niños migrantes no acompañados en Fort Bliss en su trayecto al campamento para refugiados afganos. Fotografía: René Kladzyk / El Paso Matters

A los miembros de la prensa se les ha negado repetidamente el acceso a los sitios de admisión de emergencia para niños migrantes desde que abrieron en marzo de 2021. Se ha hecho esfuerzos para informar sobre las instalaciones dependiendo en gran medida de entrevistas anónimas con empleados angustiados , informes de denunciantes y videos sacados de contrabando por el personal. .

La instalación de la era Trump para niños migrantes en Tornillo tenía un mayor nivel de transparencia: los miembros de los medios de comunicación pudieron recorrerla 11 días después de su apertura en junio de 2018.

La denuncia más reciente sobre la instalaciones de admisión de emergencia (EIS) de Fort Bliss, publicado el 8 de septiembre, incluye descripciones de niños que sufrieron quemaduras y ampollas por la loción blanqueadora de la piel que les dieron en lugar de humectante, ruido crónico fuerte, baños de escaldado y frecuentes amenazas de deportación por parte del personal.

Cuando se le preguntó sobre la denuncia, un portavoz del HHS dijo: “El cuidado y el bienestar de los niños bajo nuestra custodia sigue siendo una prioridad para el HHS. Actuamos rápidamente para abordar cualquier inquietud y hemos cerrado de manera proactiva sitios que no cumplían con nuestros estándares “. El funcionario no respondió a varias preguntas específicas sobre los niños en el sitio.

A pesar de los niveles desiguales de transparencia, lo que se conoce muestra algunos puntos en común clave y diferencias notables entre las dos campamentos con tiendas de campaña para ciudadanos extranjeros en Fort Bliss.

Periodistas recorrieron el Complejo de la Cordillera de Doña Ana donde se aloja a los refugiados afganos, el 10 de septiembre.
Fotografía: David Poe, cortesía de la Oficina de Asuntos Públicos de Fort Bliss

Condiciones de vivienda

Estructuralmente, ambos sitios consisten principalmente en carpas blancas organizadas en un patrón de cuadrícula rectangular. El campo de los afganos también incluye algunas de las estructuras sólidas originales de la década de 1960 que se utilizaban para viviendas. Dentro de las tiendas de campaña utilizadas para dormir, las cunas se colocan cómodamente una al lado de la otra y cada tienda tiene capacidad para 100 “invitados”. En el sitio para niños migrantes se desconoce cuántos duermen por tienda, aunque los relatos de denunciantes han descrito condiciones de “hacinamiento” que han contribuido a varios brotes de COVID-19.

Una clara diferencia entre las estructuras en los dos sitios es la escala: el sitio del Complejo de Cordillera Doña Ana para ciudadanos afganos ha experimentado una expansión dramática y actualmente alberga a casi 10 mil afganos. Mientras tanto, el sitio de admisión de emergencia para niños migrantes no acompañados tiene una capacidad potencial de 5 mil y alberga a mil 685 niños de entre 13 y 17 años al 10 de septiembre, según una hoja informativa proporcionada por el HHS. En mayo, la administración de Biden consideró expandir el sitio para albergar hasta 10 mil niños , aunque eso no sucedió.

A nivel nacional, hay 13 mil 548 niños migrantes en viviendas de la ORR, según la hoja informativa.

La sargento Margret Poit interactúa con niños afganos en el Complejo Doña Ana de Fort Bliss en Nuevo México el 11 de septiembre Fotografía: Ejército de los EE. UU. Por el Sargento Michael West, 1.a División Blindada , equipo de Combate de la 2da Brigada Blindada

Cuando se le pidió a la representante federal Verónica Escobar, demócrata de El Paso, que describiera las condiciones de vivienda para los afganos en Fort Bliss, durante una conferencia de prensa el 25 de agosto, dijo que “no eran diferentes a lo que habíamos visto en la admisión de emergencia instalación (para niños migrantes no acompañados)”.

El grado de impermeabilización en los dormitorios de las instalaciones puede ser una diferencia clave entre los dos sitios. En el sitio para los afganos se aplicó cuidadosamente un sellador al fondo de las carpas antes de la gira del 10 de septiembre, eliminando el espacio abierto entre la parte inferior de las carpas y el piso. Un representante del ejército que guiaba el recorrido describió las carpas como “extremadamente resistentes a la intemperie”.

A principios de julio, no se había aplicado tal sellador al fondo de las tiendas de campaña en el sitio para niños migrantes no acompañados. Las lluvias históricas de este verano provocaron fugas de agua en las carpas para los niños, y un relato de un denunciante a principios del verano describió cómo las aberturas en el fondo de las instalaciones permitieron que el polvo y la basura se acomularan dentro de las carpas, lo que contribuyó a la mala higiene y la acomulación de “suciedad”.

El HHS no ha respondido a las preguntas sobre si las carpas para menores no acompañados han sido selladas desde que se publicaron esos informes.

Su estado migratorio

A diferencia de los niños migrantes no acompañados en Fort Bliss, los ciudadanos afganos no están detenidos. Son libres de salir de la instalación en cualquier momento, pero debido a que pueden acceder a beneficios específicos de reasentamiento si permanecen en el lugar, mientras se procesan sus casos, pocos deciden irse.

Un folleto proporcionado durante la gira de prensa del 10 de septiembre declaró que el Programa de Asistencia para la Colocación en Afganistán brindará apoyo inicial para la reubicación a los afganos a quienes se les conceda la libertad condicional. Un representante del Ejército en la gira dijo que eso incluye asistencia con la vivienda, un estipendio de subsistencia y otra asistencia práctica.

Muchos de los afganos en Fort Bliss son solicitantes de visa de inmigrante especial, que es un estatus migratorio disponible para aquellos que trabajaron en nombre del gobierno de los Estados Unidos en Afganistán durante al menos dos años. Los familiares y dependientes pueden acompañar al solicitante principal de una visa especial de inmigrante (SIV). Otros están en proceso de solicitar la libertad condicional.

Yaha Aguilera de Save the Children juega con niños afganos en el Complejo Doña Ana de Fort Bliss el 9 de septiembre. Fotografía: Ejército de los EE. UU.

Los funcionarios de Fort Bliss no dieron un tiempo estimado de cuánto tiempo permanecerán los afganos en la base mientras se procesan sus casos. Hay una acumulación significativa en el programa de solicitud de SIV y, a partir de mayo de 2021, se tardaba un promedio de 996 días en procesar las solicitudes de SIV, según CBS News .

Para los niños migrantes no acompañados, la duración promedio de la estadía en el sitio fue de 18 días al 8 de septiembre, según un correo electrónico de un portavoz del HHS.

“Hemos aumentado los servicios de administración de casos para unir a los niños de manera segura y rápida con la familia, mientras continuamos mejorando y agilizando este proceso”, dijo el portavoz.

Se desconoce si la administración Biden ha aplicado las lecciones aprendidas de las instalaciones para niños migrantes, pero un abogado de inmigración de El Paso dijo que deberían aplicarse a los campamentos afganos.

“El plan de la administración para recibir y albergar a afganos en Fort Bliss como parte de estos esfuerzos debe tomar en cuenta las recientes condiciones inquietantes que enfrentan los menores no acompañados en Fort Bliss”, dijo Shaw Drake, abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Texas, en un comunicado enviado por correo electrónico a El Paso Matters.

***

Este contenido es publicado por La Verdad con autorización de El Paso Matters. Ver original aquí.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »