Opinión

Microesperanzas para la ciudad

Las microesperanzas son el significado de aquellas acciones que algunos sectores de la sociedad llevan a cabo en lo individual o en lo colectivo bajo otros valores que no sean la promoción de lo violento. Resignifican la posición de las personas frente a las afecciones sufridas por los poderes fácticos.

Leobardo Alvarado

En la presentación del libro Fabular Juárez: Marcos de guerra, memoria y foros por venir, llevada a cabo el pasado 30 de octubre en la Plaza cervantina, en el centro histórico de la ciudad, Willivaldo Delgadillo, autor del libro, hablaba de microesperanzas para referirse al acto y el gesto de estar allí, en la convivencia con quienes asistieron al evento. Recordaba en este sentido la familiaridad creciente con términos como las microagresiones debido a su presencia en el debate público.

Recién en la plataforma Netflix se estreno la serie sobre Colin Kaepernick: Colin en Blanco y Negro. En el capítulo 3 de la temporada uno: Viaje por carretera, Colin recuerda al psiquiatra negro Chester M. Pierce, quien acuño el termino microagresión para referirse a todos aquellos insultos sutiles contra los negros, y pero que dejan a las personas que los reciben, degradadas, deshumanizadas y ofendidas. Pequeñas indignidades contra grupos marginados debido a su raza, género, religión u orientación sexual. Como se sabe Colin Kaepernick fue excluido como jugador de futbol americano en la NFL de Estados Unidos.

También en agosto pasado el Medical News Today recuperaba que el Psicólogo Derald Wing Sue y otros, hablan de tres tipos de micro agresiones. A saber, un microataque puede ser un chiste racista y que luego quien lo expresa se justifica diciendo que era una broma. Un  microinsulto sería cuando alguien dice a una persona. p.e. de origen indígena, que “su gente debe sentir orgullo de tenerle”. Una micro invalidadción sería cuando una persona blanca dice a un negro que “no existe el racismo en la sociedad actual”.

En 1970 Chester M. Pierce señaló que una microagresión verbal es un comentario o pregunta que causa dolor o estigmatización. Que una microagresión conductual es aquella en la que se lastima o discrimina a las personas, y, que una micro agresión ambiental sucede cuando de manera sutil se discrimina a la gente; por ejemplo, cuando una institución discrimina a las personas al sólo reconocer la historia de unos y anula la de otros.

Las microesperanzas son lo contrario a las microagresiones. Pero surgen de observar y explicar las microagresiones. Es decir, una presentación de un libro es una acción que baña con esperanzas a quien acude a ella. Más aún, cada una de las personas que presenta ante el publico asistente, su percepción de lo que el autor escribió, en su argumentación construye gestos alentadores a los oyentes. Al justificar la lectura del libro en cuestión, animan el acercamiento a lo común.

Se explica así la convergencia de las personas bajo los mismos parámetros culturales. Las microesperanzas en tanto un gesto que transmite, tienen también en su ADN su capacidad de reproducción y la posibilidad de llevar información sutil a las personas. Una microesperanza es como el gesto de la risa, o el gesto del bostezo, que llaman a  imitarlos.

Como las microagresiones contra las personas debido a su raza, género, religión u orientación sexual; las microesperanzas también se pueden traducir a lo territorial, a lo institucional y a la gente en concreto y su actuar en la ciudad. El ejemplo de cómo una institución sutilmente lacera la dignidad de las personas al anularlas, es el referente para agregar la idea de microesperanzas de la ciudad. Podríamos así pensar en que el diseño del transporte BRT lastima a la gente de manera apenas perceptible.

Las microesperanzas son el significado de aquellas acciones que algunos sectores de la sociedad llevan a cabo en lo individual o en lo colectivo bajo otros valores que no sean la promoción de lo violento. Resignifican así la posición de las personas frente a las afecciones sufridas por los poderes fácticos. Sobre las cuestiones estructurales que les excluyen en la ciudad donde viven.

Así, vale recuperar algunas de las cosas que sucedieron o sucederán en los últimos días y que pueden enmarcarse en la microesperanza.

Hoy se anunció la creación Yummi Yumm’s Pets, un restaurante para mascotas. No hace mucho, con carácter de pet friendly, se hizo la presentación del libro escrito por Laura Jiménez Zepeda: Las ciudades y los perros, en el teatro al aire libre ubicado en el museo de arte de la ciudad. También, hace algunos años se promovió el cementerio para mascotas: Al cielo en cuatro patas, ubicado en la sierra de Juárez donde se encuentra el parque de eco aventuras Trepachangas. Actualmente hay varios lugares que se promueven como pet friendly, muestra evidente del reconocimiento al amor que la gente tiene a los animales en esta ciudad.

El fin de semana anterior, en la panadería Reziste se convocó a un partido callejero “cascarita” de futbol para apropiarse de la calle como antaño. La búsqueda de la reapropiación acontece en el marco de la construcción del transporte público BRT, mismo que ha sido cuestionado por el daño económico a los negocios mientras se construye, hecho que los gobiernos que lo promueven no han tomado en cuenta. Por la ascendencia y tendencia a la tradición y lo identitatario que tiene Reziste como colectivo, no es descartable que resurja en Juárez el término sixteenear.

Asimismo, en unos días se llevará a cabo un evento al que han llamado Converseando, y trata de caminar, tomar fotografías y platicar entre los asistentes. Por otro lado se presentará un libro más: La piel del llanto, escrito por Arminé Arjona. Lo más sorprendente quizá sea, el que se haya puesto un dispensador de productos de limpieza en lo que llaman proyecto Odeli y cuyo inicio fue entre las colonias Tierra nueva y Aguilas de Zaragoza.

En los últimos años en ésta ciudad hay muchos gestos que se llevan a cabo en términos de microesperanzas. Acciones esperanzadoras que en lo público llaman a sumarse. Faltaría mucho por discutir sus imbricaciones cuando las microesperanzas tienen que ver con lo político, la economía, lo social. O particularidades como las microesperanzas vinculadas al uso de las tecnologías. Al respecto, es interesante la agenda y cobertura del sitio Muyjuarense.com, o los sitios en facebook que constantemente alientan al sentido de identidad con la ciudad.

Tal discusión de darse, tendría forzosamente que iniciar por recuperar las acciones aquellas que pudieran encajar y contribuir a definir la idea de aquellas pequeñas cosas que dan corpus a lo microesperanzador.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »