El Paso

Texas criminaliza distribución de píldoras abortivas

Manifestantes del grupo de defensa Shout Your Abortion ingirieron píldoras abortivas frente a la Corte Suprema el miércoles mientras los jueces escuchaban argumentos en Dobbs v. Jackson Women's Health Organization, un caso que podría revocar Roe v. Wade. Foto cortesía de Farrah Skeiky, vía El Paso Matters

Cualquier acto de dar, vender, dispensar, administrar, transferir posesión o de otra manera proporcionar o recetar un medicamento que induzca el aborto en Texas ahora se castiga con un delito grave, que se sanciona con una multa de hasta 10 mil dólares y entre seis meses y dos años de prisión

Victoria Rossi / El Paso Matters

El Paso, Texas –Un día después de que la Corte Suprema de Estados Unidos escuchara los argumentos orales en un caso que podría anular la  Roe v. Wade – caso emblemático que despenalizó el aborto– y tres meses después de que la prohibición para interrumpir embarazos de seis semanas en Texas se convirtiera en ley, otra medida contra el aborto en Texas, que ha pasado desapercibida, ahora está en vigor.

La Ley del Senado 4 tipifica como delito dar a las personas medicamentos para inducir el aborto en Texas, una medida que podría tener mayores implicaciones para El Paso, que no tiene un proveedor de servicios de aborto, pero tiene acceso fácil y barato a medicamentos para el aborto tanto en México como en Nuevo México.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, promulgó la SB 4 a mediados de septiembre, aproximadamente dos semanas después de que entrara en vigencia la prohibición estatal del aborto por seis semanas, el Proyecto de Ley 8 del Senado. La prohibición ha reducido a la mitad el número de abortos en clínicas en Texas, según una investigación del Proyecto de Evaluación de Políticas de Texas de la Universidad de Texas en Austin.

Pero eso no significa necesariamente que los texanos elijan continuar con sus embarazos. Los proveedores de servicios de aborto fuera del estado han informado de un aumento en el número de mujeres de Texas que buscan abortos en sus clínicas.

Y, si las tendencias de estudios anteriores se confirman, es probable que las nuevas restricciones también provoquen que más personas recurran a servicios de telemedicina fuera del estado o incluso fuera del país, o que se autogestionen sus abortos sin la orientación de un médico.

En abril de 2020, por ejemplo, Texas prohibió los abortos durante un mes, lo que provocó un aumento en las solicitudes de los tejanos al servicio de aborto por telemedicina Aid Access, un aumento del 94 por ciento con respecto al año anterior , según un estudio de investigadores de UT-Austin.

La SB 4 es una respuesta “bastante explícita” al probable aumento de los abortos autogestionados luego de las estrictas restricciones legales de la SB 8, dijo Rafa Kidvai, director del fondo de defensa legal de If / When / How, una organización nacional de justicia reproductiva.

Tanto los abortos por telemedicina como los abortos autogestionados son una forma de aborto con medicamentos que generalmente se basa en el misoprostol, una píldora que se puede tomar sola o en combinación con el medicamento mifepristona para terminar los embarazos. Según la Organización Mundial de la Salud y la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. estos medicamentos se pueden usar de manera segura y efectiva para inducir abortos.

Misoprostol, una píldora que se puede tomar sola o en combinación con el medicamento mifepristona para terminar los embarazos.

Pero según la SB 4, “cualquier acto de dar, vender, dispensar, administrar, transferir posesión o de otra manera proporcionar o recetar una droga que induzca el aborto” en Texas ahora se castiga con un delito grave, que se sanciona con una multa de hasta 10 mil dólares y entre seis meses y dos años de prisión.

SB 4 también penaliza el envío de medicamentos para el aborto dentro de Texas por “servicio de mensajería, entrega o correo”. Texas ya se encontraba entre los 19 estados donde los médicos deben estar físicamente presentes cuando los pacientes reciben el medicamento, lo que evita que los proveedores de abortos envíen medicamentos por correo u ofrezcan servicios de telemedicina. Pero con la SB 4, cualquier violación de estas disposiciones ahora podría significar tiempo en la cárcel.

El senador estatal demócrata Eddie Lucio Jr. de Brownsville, autor de la SB 4, dijo en las audiencias del comité que el proyecto de ley estaba destinado a mejorar la seguridad de las mujeres de Texas . “Como todos ustedes saben, soy un legislador provida que cree en la santidad de la vida”, dijo Lucio. “(Este) proyecto de ley intenta asegurarse de que no haya dos muertes, en lugar de una”.

El senador Lucio no respondió a una solicitud de entrevista.

SB 4 deja en claro que las personas que usan medicamentos para el aborto no pueden ser acusadas de un delito. Sin embargo, la nueva ley crea una forma indirecta de castigo para quienes terminan sus propios embarazos, dijo Kidvai, quien usa pronombres de ellos / ellas.

“Alguien que se está autogestionando su aborto no es el objetivo oficial, pero siento que eso es una farsa”, agregó.

La ley es tanto “inteligente” como “aterradora”, dijo Kidvai, porque aumenta la “cultura de criminalización y vigilancia en torno al aborto”.

También podría usarse para obligar a las personas que han usado medicamentos para el aborto a participar en el castigo de las mismas personas que las ayudaron, anotó Kidvai. Las fuerzas del orden podrían interrogar a alguien sobre la persona que le dio la medicación para el aborto, dijeron; usar su información médica como evidencia; o incluso llamar a esa persona para que testifique contra el amigo o familiar que le dio el medicamento.

Para proteger a otras personas del enjuiciamiento, alguien que busque medicamentos para el aborto podría terminar sintiéndose aislado y solo. “La fuente número uno de seguridad son nuestras comunidades, y SB 4 crea este abismo entre las personas y sus comunidades”, dijo Kidvai.

Esto podría ser especialmente cierto en las comunidades fronterizas de Texas como El Paso, donde una encuesta de 2012 encontró que las personas se autogestionan los abortos en tasas más altas que en otras partes del estado y el país.

El Paso, además, no ha tenido una clínica de abortos desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, cuando la ciudad perdió a sus dos proveedores de abortos en el transcurso de un mes, lo que la convierte en una de las ciudades más grandes del país sin proveedor. Planned Parenthood de El Paso dejó de proporcionar abortos debido a preocupaciones de seguridad de COVID, aunque continúa brindando otros servicios. La Clínica Reproductiva de Mujeres Hill Top cerró sin explicación, pero ha continuado operando su clínica de Nuevo México con un nombre diferente.

Pero la posición de la ciudad junto a México y Nuevo México ofrece puntos de acceso únicos a los medicamentos para el aborto en particular. Las farmacias mexicanas en Ciudad Juárez ofrecen el medicamento abortivo misoprostol, que también se puede usar para tratar úlceras de estómago, por tan solo 20 dólares.

En Nuevo México, las organizaciones de defensa y los proveedores de servicios de aborto también están trabajando para reforzar el acceso a los medicamentos para el aborto.

Las leyes favorables al aborto de Nuevo México lo convierten en un “modelo” para otros estados, dijo Andrea Ferrigno, vicepresidenta corporativa de Whole Woman’s Health, un proveedor privado de abortos que está involucrado en una demanda que impugna la SB 8.

Un mes después de que la SB 8 entrara en vigencia en Texas, Whole Woman’s Health expandió sus servicios de telemedicina a Nuevo México. Sus proveedores autorizados en el estado les piden a las pacientes que firmen certificaciones de que están en Nuevo México y luego envían por correo un régimen de medicamentos para el aborto a una dirección de Nuevo México proporcionada por la paciente.

Elisa Wells, cofundadora y codirectora de Plan C , una organización de defensa que proporciona recursos para mejorar el acceso a las píldoras abortivas, señaló que los tejanos también pueden recoger medicamentos para el aborto fuera del estado a través de opciones de “entrega general” en una oficina postal justo al otro lado de las fronteras estatales, que en El Paso puede estar a 20 minutos en automóvil de Nuevo México.

Otros grupos, como Just the Pill , están considerando abrir clínicas móviles que operarían a lo largo de la frontera entre Texas y Nuevo México, proporcionando ultrasonidos, medicamentos e incluso abortos quirúrgicos.

SB 4 también prohíbe a los médicos proporcionar píldoras abortivas pasadas las siete semanas, tres semanas menos que el plazo de diez semanas aprobado por la FDA. Eso es una o dos semanas más que los límites establecidos por SB 8, pero aún antes, muchos pueden sospechar que están embarazadas. Un ciclo menstrual típico puede durar entre tres y cinco semanas, y muchos factores, como el estrés, la dieta, los anticonceptivos y las afecciones médicas, pueden causar períodos diferentes o saltados.

***

Este contenido es publicado por La Verdad con autorización de El Paso Matters. Ver original aquí.

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »