Medio Ambiente

Descargas de aguas negras al Río Bravo ponen bajo presión a la JMAS




agosto 1, 2022
Aguas negras vertidas al Río Bravo en México, a la altura de la colonia Ladrillera de Juárez en julio. Los activistas exigen que las autoridades aborden el problema. Fotografía: Omar Ornelas / El Paso Times

Ambientalistas exigen a las autoridades frenar contaminación del Río Bravo por derrame de aguas residuales sin saneamiento, la JMAS asegura que descargas son por alcantarillado inservible

Por Martha Pskowski (@psskow) / El Paso Times

Los ambientalistas en Ciudad Juárez exigen a las autoridades mexicanas a detener las descargas de aguas residuales sin saneamiento al Río Bravo, río abajo de la represa American Dam.

Si bien los vertidos de las aguas negras de El Paso al Río Bravo terminaron en enero, los grupos ambientales advierten que los derrames siguen amenazando al ecosistema del río y a la salud pública. Reporteros de El Paso Times observaron el derrame de aguas residuales no tratadas desde varios desagües en el vecindario Ladrillera.

El vocero de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento de Ciudad Juárez (JMAS), Daniel Valles, dijo que con el tiempo las nuevas tuberías de alcantarillado pararán el flujo, pero que mientras tanto, los residentes podrán evitar que se taponen los desagües con, por ejemplo, no verter ni escurrir por las tuberías alimentos o grasa.

El Banco de Desarrollo Norteamericano (NADBank) le otorgó una subvención a JMAS de 11.5 millones de dólares para reemplazar cuatro grandes alcantarillas en el noroeste de Juárez, las cuales están deterioradas y contribuyen a obstruir los flujos de aguas residuales. Valles dijo que los equipos de mantenimiento visitan el vecindario cada tres semanas para reducir la cantidad de residuos que se acumulan a nivel de la calle y que van directo al río.

Sin embargo, los activistas dicen que JMAS debe hacer más y han presentado quejas formales ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México (PROFEPA).

“Esto afecta no sólo la salud del río, sino también la salud de la población local”, dijo Jeannette Terrazas, artista juarense y miembro del colectivo, Defensa del Río Bravo. “Es negligencia”.

La mañana del 12 de junio, entró al Río Bravo un flujo consistente de aguas residuales desde tres desagües al borde del barrio Ladrillera. El olor a los residuos permeó el aire y se introdujo a las casas.

Las aguas residuales sin saneamiento llevan bacteria y virus que pueden causar enfermedades como la cólera, la giardiasis y la hepatitis A. Las aguas residuales no tratadas también pueden contaminar las aguas subterráneas, que consumen los residentes de Juárez y El Paso.

Se mezclan las aguas residuales con caudal del río

Las aguas residuales que entraban al Río Bravo se mezclaron con el agua que fluía de la represa American Dam, donde a comienzos de junio Estados Unidos comenzó la distribución de la entrega de agua a México para la irrigación de esta temporada. Río abajo, esta agua se desvía en otra serie de compuertas, al sistema de canales en Ciudad Juárez, a través de la Acequia Madre.

Las aguas para la irrigación en El Paso se transportan mediante otro sistema de canales. El Paso County Water Improvement District No. 1 no ha reportado ninguna contaminación.

Jesús Luévano, secretario de la Comisión Internacional de Límites y Agua (CILA) de México, calculó que el volumen de aguas residuales que se descargan al río desde Juárez va a un ritmo de 05. y .15 metros cúbicos por segundo y que ha continuado la descarga, como mínimo, los últimos dos años. En comentarios que hizo a El Diario en octubre del 2021, dijo que el total es mayor que lo descargado de las aguas residuales de El Paso en el mismo año. En aquel entonces, canalizó las preguntas de El Paso Times a la contraparte de CILA en los Estados Unidos, la International Boundary and Water Commission (IBWC).

“La solución es reparar o rehabilitar el sistema de colectores”, dijo por email la encargada de prensa de IBWC, Lori Kuczmanski. “USIBWC continua viendo derrames al sistema cuando se presentan tapones por sedimento y basura que entran a los colectores. Es un problema recurrente que esperamos se resuelva con estas reparaciones”.

Dijo que IBWC le ha reportado a CILA el problema, para que JMAS tome acción.

Valles, de JMAS, dijo que durante como menos 10 años se ha descargado basura al Río Bravo desde la zona de Anapra por la negligencia y por la topografía inclinada del vecindario. Con frecuencia están tapados los puntos por los que las aguas residuales deberían pasar al desagüe por lo que los residuos terminan descargados en la calle, para fluir después al río.

“Cada descarga que va al río es por eso, no porque JMAS a propósito arregla las cosas para que fluya al río”, dijo Valles.

Valles atribuyó los tapones al hecho que las personas vierten grasa por el lavadero y el inodoro en casa, así como tierra, basura y otros residuos que entran a los desagües. Con frecuencia los ladrones se llevan las tapas de las alcantarillas para vender el fierro como chatarra, lo cual permite que se escurran las aguas fluviales y la basura a los alcantarillados, lo cual obstruye más el sistema.

JMAS es un ente dependiente de la Junta Central de Agua y Saneamiento del gobierno de estado de Chihuahua. En octubre 2021, Sergio Nevárez fue nombrado director de JMAS por la gobernadora María Eugenia Campos Galván.

“Durante los últimos 10 años, no ha habido debido mantenimiento”, dijo Valles. “No más. JMAS tiene un nuevo plan de mantenimiento y ha estado haciendo mantenimiento de todos esos contenedores”.

Ahora, cada tres semanas los equipos de mantenimiento aspiran los desagües en la zona afectada para agilizar el flujo de residuos a la planta de depuración de aguas residuales. Pero para hacer permanente la reparación, habrá que poner nueva tubería de alcantarilla en el noroeste de Juárez, los cuales han sobrepasado su periodo de utilidad.

“Todo el mundo sabe que ocurre”, dijo Valles. “El punto es que tenemos que cambiar esos contenedores”.

Aguas residuales sin saneamiento son descargadas al Río Bravo a la altura de la colonia Ladrillera de Juárez. Julio 2022. Fotografía:Omar Ornelas / El Paso Times

Proyectan reemplazo de redes de alcantarillado

En junio, el fondo Border Environmental Infrastructure Fund del North American Development Bank (NADBank), le otorgó a JMAS una subvención de 11.5 millones de dólares para reemplazar cuatro grandes alcantarillas en el noroeste de Juárez. También estaba autorizado NADBank a prestar hasta 15.4 millones de dólares para el mismo proyecto, cuyo costo total es de 26.4 millones de dólares.

La agencia ambiental federal estadounidense, Environmental Protection Agency, financia el fondo Border Environmental Infrastructure Fund del NADBank, y requiere que el Gobierno de México contribuya el mismo monto al proyecto. El préstamo propuesto sería una fuente contingente de financiación, “en caso que los fondos anticipados de las fuentes federales, estatales o locales en México no se encuentren disponibles”, dice el documento del proyecto de NADBank.

Se reemplazará las alcantarillas de Nadadores y Norzagaray, que fluyen cerca del río y de la frontera internacional, así como las de El Mimbre y Las Víboras. El proyecto será de beneficio para las colonias de Felipe Ángeles, Francisco Villa, Paso del Norte y Ladrillera.

Si las alcantarillas fallaran por completo, hasta 22.8 millones de galones por día de aguas negras podrían descargarse al Río Bravo, según un consultor quien trabajó con JMAS para desarrollar la propuesta del proyecto. Cuando la alcantarilla de Frontera Force en el oeste de El Paso falló en agosto del 2021, hasta 10 millones de galones de aguas residuales no depuradas entraron al río cada día hasta los primeros días de enero.

“Si nos llegan lluvias severas, como anticipamos, en los próximos dos años, podría verse arrasada esa zona”, dijo Valles. “Podrían entrar a nuestros desagües enormes cantidades de tierra y grava”.

Valles dijo que JMAS está a la espera que el Congreso de Chihuahua apruebe la solicitud del préstamo para comenzar el proyecto. La propuesta entregada a NADBank proyecta un calendario de cinco años para la construcción de las cuatro alcantarillas. Hasta que se reemplacen las alcantarillas, el mantenimiento regular podrá reducir, pero no eliminar, la descarga de aguas residuales a las calles y al río.

“El calendario podrá haberse desfasado unos cuantos meses, pero anticipamos poder comenzar la construcción en el último trimestre de este año”, dijo director de asuntos público de NADBank, Jesse Hereford.

Las autoridades deben hacer más: ambientalistas

Las autoridades reconocen que durante años se ha descargado aguas negras al río en Juárez. Pero este año, el clamor público ha enfocado más la atención al problema.

Activistas ambientales de México realizan una ceremonia de “oración y sanación” en el Río Bravo, para atraer atención hacia los daños ecológicos sostenidos por el río de ambos lados de la frontera, según los defensores del medio ambiente. En esta foto, un grupo reza y le pide perdón al río el 27 de marzo. Fotografía: Omar Ornelas / El Paso Times

Jeannette Terrazas, de Defensa del Río Bravo, dijo que las autoridades han hecho caso omiso ya por mucho tiempo.

“Si esto ocurriera en Campos Elíseos, se habría resuelto hace mucho tiempo”, dijo, refiriéndose a una zona de clase alta en el este de Juárez. “Pero como está en una zona marginalizada de la ciudad, no les importa el impacto que tiene en la gente”.

CILA ha compartido información con el colectivo Defensa del Río Bravo en cuanto a sus acciones por abordar la descarga de aguas residuales.

“En el informe que CILA nos envió, dice que han tomado acciones por resolver los problemas”, dijo en un comunicado la Defensa del Río Bravo. “Pero esto ha perdurado más de diez años y no se ha arreglado nada. Al contrario, solo va en peor”.

En febrero, Damián López presentó una queja ante PROFEPA de parte del colectivo Defensa del Río Bravo.

En un comunicado escrito, PROFEPA dijo que el 12 y el 13 de abril visitaron el río inspectores de su oficina en Chihuahua y documentaron infracciones de las normativas ambientales. La dependencia federal notificó a CILA y a la oficina local de CONAGUA.

La investigación de PROFEPA continua y se determinará cualquier penalidad económica o administrativa una vez concluida la investigación.

El colectivo también abrió una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en la que alega que JMAS está en violación del derecho humano a un ambiente seguro y sano. La congresista estatal del partido Morena, María Antonieta Pérez Reyes, también ha instado a JMAS a atender el derrame.

Terrazas dijo que el colectivo está llamando la atención a la contaminación y a otros factores que han degradado el río.

“Queremos que se proteja la salud del río”, dijo. “Hay más personas que se informan sobre temas del agua y está volviéndose parte de la discusión pública”.

***

Este contenido fue producida como parte de Puente News Collaborative, una asociación binacional de organizaciones de noticias en Ciudad Juárez y El Paso, de la que forma parte La Verdad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

lo más leído

To Top
Translate »