Juárez

‘La chota no nos cuida, mata’, el grito de protesta contra la violencia policiaca

Con consignas y mensajes escritos en cartulinas contra los policías, integrantes de diferentes colectivos, en su mayoría mujeres, encaraban a los oficiales apostados en la zona centro de Ciudad Juárez, les repudiaban acciones contra de los ciudadanos

Texto: Martín Orquiz / La Verdad
Fotografías: Rey R. Jauregui

El sonido de un estallido cimbró a las personas que estaban alrededor del monumento JRZ en el centro de la ciudad, algunas comenzaron a alejarse rápido, otras estiraron el cuello para tratar de ver lo que ocurría, mientras decenas de policías municipales permanecieron tensos y vigilantes alrededor de la escena, sin intervenir.

“A mí no me importa que a ustedes los maten”, les gritó de frente una menuda mujer que formaba parte del grupo de unos 50 manifestantes que la tarde de este jueves se apostaron en el área peatonal del cruce de las avenidas 16 de Septiembre y Juárez para protestar contra los abusos de la Policía y exigir justicia para sus víctimas.

La ruidosa explosión fue provocada por un bote de pintura vacío que estalló cuando alguien lo lanzó a una fogata que los manifestantes encendieron en la escalinata del monumento.

Gritando consignas y portando cartulinas y mantas con mensajes contra policías, integrantes de diferentes colectivos como Hijas de su Maquilera Madre y Anarcobrujas del Desierto, en su mayoría mujeres, encaraban a los oficiales apostados en la zona para repudiar acciones que, dijeron, cometían en contra de los ciudadanos.

“La chota no me cuida, me cuidan mis amigas” corearon mientras se desplazaban por el primer cuadro del Centro Histórico de la ciudad, justo frente al Museo de la Frontera.

En el momento más álgido de la manifestación, las participantes comenzaron a pintar el piso con frases como “la policía mata” o “la policía viola”.

Luego, rayaron la figura JRZ con pintura en espray y pegaron hojas de papel con fotografías y mensajes contra policías al que gritaban “violadores”

Alguien colocó una prenda de vestir impregnada con combustible para enseguida prenderle fuego. Las acciones provocaron diversas reacciones entre los ciudadanos que presenciaron el acto, algunos incluso se sumaron al contingente y gritaban que sufrían agresiones por parte de agentes policiacos.

Otros, en cambio, reprobaron la destrucción e incluso encararon a integrantes del contingente de manifestantes.

“Ven que el centro está para la chingada y todavía hacen eso…”, les gritó un hombre que al mismo tiempo grababa la escena con su teléfono.

Su reclamo provocó el enojo de varias mujeres en la protesta, quienes lo corrieron del lugar abalanzándose contra el hombre que se echó a correr.

Una mujer mayor criticó la actuación del grupo, la que consideró como violenta y sin justificación.

“Son muy jóvenes, no deberían de hacer esto, mejor que estudien y trabajen, que no destruyan”, comentó.

Aunque representantes de medios de comunicación intentaron entrevistas con los protestantes, estos rechazaron hacer comentarios y criticaron también la labor de la prensa lanzando consignas en su contra.

“La poli no te cuida, te mata”, “con autoridad se educa, no se adiestra”, “abrazos, no balazos”, fueron algunos de los mensajes divulgados por los participantes, varios de ellos gritaron que sufrieron abusos policiacos y que cuando los necesitaron, nunca aparecieron.

Durante la protesta, uno hombre recordó el homicidio de José Ángel Magaña Monge, de 40 años, cuya familia señala a elementos de la Policía Estatal de asesinarlo después que los acusó de robar en su domicilio y de inventar delitos para detener a su sobrino.

“Así funciona la justicia en México, te matan por nada… nosotros valemos más que este monumento”, afirmó.

Durante casi una hora, de las cinco y media a las seis y media de la tarde, el grupo permaneció en el sitio, rodeados por decenas de ciudadanos que presenciaron su protesta.

Uno de los participantes les dijo a sus compañeros que tenían que retirarse antes de que se metiera el sol, porque con la unidad era más fácil que los desaparecieran los policías que sin intervenir rodeaban el contingente.

Luego de sus actos de protesta, los manifestantes se alejaron caminando hacia el oriente, con sus consignas a voz en cuello y confrontando a los agentes, e incluso a algunos ciudadanos que cuestionaban su proceder o que simplemente se atravesaron a su paso.

En el JRZ quedaron las pintas como huellas de la protesta, mientras los hombres y mujeres comenzaron a diluirse.

Minutos después, Hijas de su Maquilera Madre denunció en sus redes sociales que algunas de sus integrantes, al regresar de la manifestación contra el abuso policial fueron detenidas por agentes ministeriales, de seguridad municipal y vial las mantuvieron rodeadas hasta decomisarles el vehículo en el que se trasladaban debido a que carecía de placas.

“Hemos puesto queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por hostigamiento e intimidación por las protestas que Hijas de su Maquilera Madre ha convocado en otras ocasiones y sentimos que este año ha aumentado a partir del feminicidio de nuestra compañera Isabel Cabanillas de la Torre, en enero 18 del presente año” difundió el colectivo.

En tanto, el Gobierno Municipal informó a través de un comunicado de prensa que los manifestantes no aceptaron el diálogo, pero que “defenderá y respetará la libre expresión de las ideas de todos los ciudadanos”.

También dio a conocer que personal de Servicios Públicos atenderá las zonas afectadas para evaluar y reparar el daño provocado.

laverdadjz@gmail.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »