Juárez

Justicia para Juan Daniel y para 20 universitarios asesinados en 12 años

Texto y fotografías: Karen Cano / La Verdad

A casi dos semanas del asesinato de Juan Daniel Vargas Ortiz, estudiante de Biología en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), de 22 años, una decena de universitarios se apostaron este jueves frente a la Fiscalía General del Estado de Chihuahua en la Zona Norte, para exigir justicia.

Entre lágrimas y consignas de protesta, pidieron a las autoridades esclarecer el crimen de Juan Daniel y que se tenga como línea de investigación su activismo político.

Además, denunciaron que desde el 2008 hasta la actualidad, al menos otros 20 estudiantes y profesores universitarios han sido asesinados en la ciudad sin que las autoridades educativas se hayan pronunciado en búsqueda de justicia para ellos, y en algunos casos hasta negándolos como parte de la institución.

“Para nosotros es muy doloroso tener que exigir justicia por este asesinato, Daniel es nuestro compañero, está con nosotros. El domingo cuando salimos de rectoría, por la mañana, hablé con él y me dijo ‘mi madre sabe que soy activista, nací para serlo y estoy aquí más allá de que necesite o no, sino por los compañeros que sé que sí necesitan, por los que no pueden estudiar porque no tienen el dinero, y por los que no tienen el valor de alzar la voz’, por eso estamos aquí, para que su voz se siga escuchando”, dice una de las estudiantes, mientras en sus manos sostiene junto con otras personas una gran manta con el nombre de Juan Daniel y la exigencia de justicia.

Su protesta fue convocada desde el frente Educación Gratuita UACJ, el cual se conformó una vez que decidieron levantar la toma de las instalaciones de rectoría, el pasado 13 de diciembre, la cual tenía como propósito asegurar la eliminación de pagos de inscripción, especialmente, por los problemas económicos derivados de la pandemia.

“No es la primera vez que se hiere a un compañero de la UACJ, por seguridad y hostigamiento tuvimos que retirarnos con la consigna de volver, no hemos bajado la guardia”, denunció una de las participantes.

Pase de lista

A la demanda de justicia para Juan Daniel se sumó la exigencia para Lidia, Gerardo, Jaime, Mónica Janet, Manuel,

José Alfonso, Jesús Alfredo, Cristian Frayre, Roberto, Madrid, Elmer, Rafael, Dana Lizet, Emanuel, Silvia, Alejandro, Leticia, Martín Alejandro e Isabel. Estudiantes y maestros asesinados en los últimos años.

“Es la violencia estructural del estado la que ha sometido a nuestros compañeros, porque no se pronuncian (autoridades universitarias), ni apoyan a las familias por los compañeros asesinados. El papá de Mónica Alanís murió en la lucha por la justicia y no la alcanzó, pero hasta el ultima día de su vida estuvo luchando”, apuntó otra de las manifestantes por altoparlante.

Por ello, decidieron hacer un pase de lista con los nombres de 20 estudiantes y profesores asesinados desde el 2008 en la ciudad, cuyos crímenes siguen en la impunidad:

Lidia Ramos Mancha, estudiante de Biología.

Gerardo González Guerrero, profesor de Psicología

Jaime Alejandro Irigoyen, estudiante de Derecho

Mónica Janet Alanís Esparza, estudiante de Administración

Manuel Arroyo Galván, profesor de Sociología

José Alfonso Martínez, estudiante de Economía

Jesús Alfredo Portillo, estudiante de Diseño Grafico

Cristian Frayre, estudiante de Ciencias de la Comunicación (UACH)

Roberto Ruvalcaba Arteaga, estudiante de Relaciones Internacionales (UACH)

Madrid Valerio, estudiante de Derecho

Elmer García Archuleta, estudiante de Psicología

Rafael Romero Córdova, estudiante de Derecho

Dana Lizet Lozano Chávez, estudiante de Literatura

Emanuel Núñez, estudiante de Educación

Silvia Kesaline Corona Montoya, estudiante de Psicología

Alejandro Alvarado Iniesta, estudiante de Ingeniería Industrial

Leticia Tapia Figueroa, estudiante de Ingeniería Industrial

Martín Alejandro Loera Trujillo, estudiante y atleta de la UACJ

Isabel Cabanillas, estudiante de Artes Visuales

Juan Daniel Vargas Ortiz, estudiante de Biología

Los hechos, las amenazas

Durante su acto de protesta frente a la Fiscalía, los estudiantes narraron los hechos que ocurrieron durante su manifestación en las instalaciones de la Rectoría para exigir educación universitaria gratuita.

El pasado 11 de diciembre, un grupo de estudiantes inconformes con el cobro cuotas de inscripción y de multas por pago extemporáneo de la UACJ decidieron desfilar desde el Instituto de Diseño, Arte y Arquitectura hasta las instalaciones de rectoría.

En el sitio, refirieron que muchos estudiantes tuvieron que dejar el semestre debido a la imposibilidad de pagar inscripciones, luego que por la pandemia se perdieran trabajos o se enfermaran integrantes de sus familias.

Apenas un día antes, se había informado a nivel nacional sobre la aprobación en el Senado de una Ley de Educación que busca gratuidad universitaria; y en conocimiento de ello, los estudiantes exigían la presencia del rector, Juan Ignacio Camargo Nassar, para solicitarle atención a sus demandas, que se centraban en la eliminación de pagos de inscripción.

Juan Daniel participó en esa protesta y llegó junto con sus compañeros a rectoría, donde no fueron atendidos por lo que entraron a la fuerza al edificio decidieron permanecer y realizar la toma de las instalaciones para presionar una respuesta.

Ahora sus compañeros refieren que estando ahí adentro, la cuenta de redes sociales de Juan Daniel fue clonada, lo cual lo hizo sentir desconcertado; esta fue una de las diferentes cosas atípicas que entonces, comentaron, estaba sucediendo mientras ellos y ellas se encontraban en el interior.

Señalan que se sentían investigados, que gente con perfiles falsos preguntaba cosas sobre ellos a sus familias y amistades en las mismas redes sociales. La situación se tornó más sensible cuando, comentan, policías municipales y guardias de seguridad de la misma institución comenzaron a tomar fotos de sus rostros y de las actividades que realizaban en el interior, haciéndolos desistir de la toma 50 horas después de haberla iniciado.

Tres semanas después, el cuerpo de Juan Daniel fue localizado, presentaba varios golpes.

“Él era un estudiante de excelencia, no es una persona de la que creeríamos tiene enemigos, no sabemos ni imaginamos quien pudiera haberle hecho daño”, comenta otra de las manifestantes, agregando que la familia de Daniel no vivía en esta ciudad, pues de hecho es originario del estado de Veracruz, cosa que lo hacía más vulnerable.

Por todo ello, exigen que la represión política sea una línea de investigación en la búsqueda de justicia por su asesinato.

laverdadjz@gmai.com

Notas Relacionadas:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

lo más leido

To Top
Translate »