Juárez

Lleva su música al trabajo comunitario

La musicoterapia puede ser de utilidad en todo tipo de contextos desde la terapia ocupacional para personas mayores de edad como con la comunidad migrante; buscan fondos con concierto de saxofón

Por Verónica Martínez / La Verdad

El primer saxofón de Damiana Arenas fue uno que compró usado en una tienda en El Paso. Necesitaba arreglos por lo que sus padres lo enviaron a Ciudad de México para reparar.

En casa, ya había estado practicando el instrumento aún con sus limitaciones, pero ya una vez reparado sonaba completamente distinto.

“Recuerdo cuando lo soplé y pensé: ¡Qué fácil!”, dice.

Arenas, que creció hasta los 17 años en Ciudad Juárez, sabía que si quería seguir estudiando música iba a tener que irse a algún otro estado en el país.

Fotografía: Cortesía

“Teníamos esta conciencia de que en Juárez se hacía poco arte en esos años y que todo estaba muy centralizado”, menciona Arenas.

Para iniciar sus estudios de música, se mudó a Xalapa junto con sus hermanas. En el estado de Veracruz termino la preparatoria y tomaba clases particulares de saxofón y un par de años después entró a la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana.

Arenas tenía el plan de entrar a la carrera para formarse como música ejecutante, pero aún no había plazas en la facultad por lo que esperó un año más en el que continuó tomado clases y preparándose. Finalmente en el 2012, se inscribió a la carrera de educación musical.

“Entré pero no muy convencida y pensando que en lo que se ofertaba la carrera de música iniciaba este programa y luego me cambiaba”, narra. “Y ándale que me termina encantando esta carrera”.

Para el 2019, Arenas ya se había graduado como ejecutante de música como de educadora musical. Con estos perfiles y ya volviendo a Ciudad Juárez consiguió un trabajo en Agrupaciones Musicales Comunitarias del Sistema Nacional de Fomento Musical, un programa de la Secretaría de Cultura.

Durante la pandemia y con las restricciones de salud, el trabajo en las Agrupaciones Musicales Comunitarias disminuyó y con recortes financieros los pagos de salario se retrasaron. Por esto, Arenas decidió empezar a dar clases particulares donde también se enfocó en el desarrollo temprano de niños y niñas.

En sus clases, Arenas busca que sus alumnos adquieran herramientas para su desarrollo como la estimulación de la memoria, la creatividad, el desenvolvimiento social y el desarrollo de pulso y ritmo.

La educadora también buscaba desde hace tiempo poner en práctica un manual de didáctica musical que trabajo como tesis en su carrera, pero esta pedagogía iba enfocada a personas con discapacidades.

Fotografía: Cortesía

Empezó a practicar ejercicios de terapia con su sobrino que desde muy temprana edad fue diagnosticado con autismo.

“De entrada sabíamos que no se iba a lograr algún avance neurológico, pero sí que pudiéramos lograr un reconocimiento visual y auditivo y un poco de mejoramiento en el movimiento”, dijo.

Inició con ejercicios que le permitieran a Alejandro, quien carece de capacidades verbales y tiene dificultades motrices, crear un reconocimiento visual y auditivo.

Las primeras sesiones consistían en presentarle percusiones, que los sostuviera y se familiarizara.

Usando fichas ilustrativas Arenas le mostraba los sonidos que cada uno de los instrumentos generaban. Fue mucho trabajo repetitivo en el que ella tocaba los instrumentos a espaldas de Alejandro y él lograba identificarlos y señalando la ficha ilustrativa correcta.

También practicó con su sobrino ejercicios de contacto visual usando cortinillas de percusión que ella misma hizo con cartón y cascabeles amarrados con listones.

“Él tenía que mover las cortinillas que generaban un sonido y al hacer eso hacer contacto visual con la persona que estuviera detrás”, explica.

Estos avances para Arenas eran un gran logró que salieron de un año y tres meses de terapia.

Desde que cursaba la licenciatura, Arenas estaba interesada en trabajar con personas con discapacidades como autismo o síndrome de Down. Considera la musicoterapia puede ser de utilidad en todo tipo de contextos desde la terapia ocupacional para personas mayores de edad como con la comunidad migrante.

“En cuestión de musicoterapia me interesa muchísimo formar algo para la comunidad con discapacidad”, dice. “Quisiera montar una academia algún día”.

Arenas se marchó de Ciudad Juárez a los 17 años y regresó hasta los 26. A pesar de que ella vio necesario irse de la frontera para formarse como música, ella ve los grandes esfuerzos y avances que se han hecho en la fomentación del arte y la cultura en Juárez.

“Nunca considere volver a Juárez y por eso nunca me encargue de hacer escuela aquí u organizar algún recital,” menciona. “Mientras yo estuve afuera hubo mucho trabajo aquí.”

En su adolescencia, Arenas no recuerda haber ido a algún concierto en que la música fuera producida por músicos juarenses, siempre eran artistas que traían de otros lugares.

“Lo que me dio gusto al volver es que ya había una orquesta y hasta una juvenil con músicos de Juárez y es algo muy suave por ejemplo ver un director de orquesta juarense”.

Saxofón en Concierto: buscan fondos con recital

Ahora Damiana junto con el saxofonista Alfredo Flores realizara un concierto al aire libre en el Museo de Arqueología del Chamizal este sábado.

Con este concierto, ambos buscan recaudar fondos para cubrir gastos que implicaran viajes profesionales y de estudios para ambos músicos.

Mientras Flores se dirige a Montclair, New Jersey donde será formador en el campamento de verano Jazz House Kids, por parte de la Universidad de Montclair, Arenas fue aceptada al programa de maestría en musico terapia de la Escuela Superior de Música de Catalunya.

La colegiatura de los dos años de curso será cubierta por una beca que Arenas recibió del Grupo Imperial y los gastos de vuelo por la fundación Mascareñas, pero aún busca cubrir el costo de la visa de estudiante y algunos de los gastos de manutención en España.

El recital se llevará a cabo este sábado 23 de julio en la explanada del Museo de Arqueología e Historia de El Chamizal. Contará con la participación de Arenas, Flores y la pianista invitada Flor de Liz Fierro.

El evento con una duración aproximada de una hora y media iniciara a las 7 p.m. y tiene un costo de 180 pesos en taquilla y 140 en preventa. Para alumnos de las Agrupaciones Musicales Comunitarias, tendrá un costo de 50 pesos. El punto de preventa es la Academia de Música Sebastian Gallarzo ubicada en la Avenida Insurgentes #4713.

lo más leído

To Top
Translate »